“A los jóvenes no les interesa la política”

“A los jóvenes no les interesa la política”. Esto es algo que se escucha muy seguido, y más por estos días debido al inicio de las campañas electorales. La afirmación tiene algo de verdad con respecto a la política electoral; los jóvenes son los que menos participan en las campañas y representan el sector etario que menos vota en las elecciones. Sin embargo, como joven vallenato que aún creen en la política me pregunto: ¿esto siempre ha sido así? ¿desde cuándo a los jóvenes no les interesa la política? ¿qué ha pasado para que la juventud tenga esta aptitud apática hacia ella? ¿qué acciones han hecho los políticos, de todas las ideologías, partidos y espectros posibles, para que a los jóvenes no les interese la política?  Mis respuestas internas a estas preguntas me llevan al mismo punto: no es que a los jóvenes no les interese la política; más bien, a los políticos no les interesa que los jóvenes participen en política.

Durante mi vida he sido parte de diversas causas sociales, donde he conocido otros jóvenes sagaces, enérgicos y preparados para hacerle frente a los retos que tenemos como sociedad. Sin embargo, me asombra el hecho de que estos jóvenes no quieran dar el salto o al menos trabajar de forma articulada con las instituciones políticas (algo que se agrava si enfocamos el lente en Valledupar). Siento que aquellos jóvenes de quienes he aprendido mucho no tienen cierto recelo natural hacia la política, más bien, creo que ellos se han desmotivado por las acciones irresponsables de los políticos, especialmente durante las campañas electorales. Como resultado, tenemos una disparidad entre el entusiasmo juvenil por las causas sociales y su desinterés total en la política institucional.

Por lo anterior, considero que quien quiera ser el próximo alcalde de Valledupar debe dar un giro de 180 grados a esta situación, es decir, debe demostrar su interés genuino en la participación política juvenil. Esto, no solo favorecerá a la democracia en el municipio o creará condiciones para que los y las jóvenes puedan contribuir a la mejora de su calidad de vida, sino que también favorecerá su periodo de gobierno, puesto que una mayor participación juvenil en la política puede recuperar la confianza que tienen los jóvenes hacías las instituciones gubernamentales locales (como la alcaldía).

La participación juvenil en la política no debe limitarse a la creación de un órgano veedor y consultor como los Consejos Municipales de Juventudes. No, la real y activa participación consiste en llevar las instituciones políticas a las calles, al sol, a ese Valledupar donde podemos encontrar miles de jóvenes que ven con impotencia, y algunos tristemente con comodidad, como sus sueños se desvanecen frente a sus sofocados ojos. La real participación política de los jóvenes consiste en involucrarlos en la toma de decisiones, en la ejecución articulada de proyectos que generen valor público, es decir, en el reconocimiento de que la juventud es un sujeto con agencia política para construir las verdaderas transformaciones que amerita la sociedad valduparence.

Quien quiera ser el próximo alcalde no debe creer que los jóvenes solo son expertos en temas de juventudes, puesto que, los jóvenes también pueden hacer valiosos y logrables aportes para resolver los problemas más apremiantes que obstaculizan el desarrollo y crecimiento económico de Valledupar. Tales como la corrupción, el desordenado crecimiento urbano, la paupérrima malla vial, la inseguridad, las nulas opciones para generar trabajo digno, entre otras.  Además, proponer una real y activa participación juvenil en política puede ayudar a minimizar la deficiente capacidad institucional que ha caracterizado a lo largo del tiempo a nuestro municipio.

Dicho lo anterior, es necesario que los jóvenes vallenatos prestemos especial atención a qué candidato por la alcaldía está proponiendo acciones que reconocen las capacidades de la juventud para trabajar por el desarrollo social, económico y político de Valledupar. De igual manera, identifiquemos que candidato le apuestan a acabar con la deficiencia institucional que ha hecho que los jóvenes sientan que las instituciones políticas son lejanas a sus realidades. Ese decir, debemos analizar y discernir qué candidato a la alcaldía busca que los jóvenes participemos en política y quiera que cada vez se escuche menos la frase de “a los jóvenes no les interesa la política”.

Jesús Daniel Navarro Quintero/ Estudiante candidato a grado de Ciencia Política con Opción Académica en Historia.

Ver también

Emotiva despedida a ‘Mamá Vila’, madre de Diomedes Díaz

Elvira Maestre De Díaz, más conocida como ‘Mamá Vila’, falleció el pasado martes 14 de …